Los Profetas Mayores; llamados así por su extensión, no por su importancia profética.
Bajo título hay 3 libros de la Biblia (Isaías, Jeremías, Ezequiel) y doce profetas menores (los últimos doce libros del Antiguo Testamento), escritos en el Israel antiguo aproximadamente entre 760 y 460 a.C. contienen una colección vasta de mensajes de Dios. Los profetas menores se llaman así porque estos libros son relativamente cortos; los mayores son más bien largos; estos términos no implican absolutamente nada acerca de la importancia.
Introducción
Unos trescientos años antes de Cristo, el Imperio Macedonio conquisto el mundo civilizado de aquella época, lo cual permitió que la cultura helénica (griega) se esparciera en todo lugar al que llegaba dicho imperio.
Por lo anterior, se debe conocer que el Nuevo Testamento fue escrito en el griego Koiné (Popular, del vulgo), pues, como las buenas nuevas de salvación debían ser accesibles a toda persona del mundo conocido.

Por la facilidad para el aprendizaje debido a su semejanza al castellano, se dejará de lado la pronunciación moderna del griego y se usará la antigua de Erasmo. Esto también porque la intención del estudio no es capacitar al estudiante para comunicarse hablando o conversando en griego sino orientarlo para que pueda leer y entender el Nuevo Testamento Griego.